La Vendimia en Montana

Si Rober se sentía culpable por hacerme trabajar en la vendimia durante una dura jornada, no debería preocuparse. Mi madre y yo llegamos a la viña de Ten Spoon al medio día y ya era la hora de almorzar. Era un día hermoso de finales de septiembre, y las mesas en el patio que miran hacía la viña estaban llenas de voluntarios descansando después de una mañana de vendimia.

Aunque apenas sentimos que nos las merecíamos, aceptamos las invitaciones para comer. Dentro de la bodega, había una mesa llena de chile (sopa con frijoles y tomate) con queso y crema, pan, y una ensalada de muchos colores. Afuera había una selección de los vinos de Ten Spoon. No habíamos tocado una sola uva y ya nos estábamos divirtiendo.

20180928_130832
El almuerzo está servido

Montana no es famosa por su vino. Con una altitud de 1050 metros, la estación de cultivo aquí es bastante corta y es todo un reto equiparar el sabor y el contenido de agua para conseguir la  mejor copa de vino. Pero hay ciertas cosas que lo hacen posible de todos modos. Gracias a estar en el norte, los días del verano son largos y la temperatura es superior a 10 grados (50 F) durante suficiente tiempo como para que las uvas maduren. También, Ten Spoon cultiva variedades de uvas que se adaptan a los climas fríos y por otro lado compra uva de otras variedades del estado de Washington que no pueden crecer en Montana.

20180928_1347191
Las vides de St. Pepin

Quieren que la uva crezca durante tanto tiempo como sea posible, pero a veces el primer hielo llega a primeros de octubre. Hablamos con Andy Sponseller, uno de los dueños, y nos dijo que como no había un hielo previsto en el pronóstico del tiempo para la próxima semana, pensaba dejar las uvas en las vides unos días más.

Controlan atentamente a las temperaturas bajas al comienzo y el fin de la estación, cuando hay peligro de helada. A veces esto significa mantenerse despiertos toda la noche. Miran la temperatura, y justo antes de la temperatura baje al punto de congelación, llaman a un helicóptero que vuela sobre la viña y empuja el aire más caliente hacia la tierra.

Cada año a principios de otoño, invitan a la comunidad a ayudar con la vendimia. Durante tres días, de viernes a domingo, puedes ir una hora o todo el día y participar en esta importante fase del proceso.

20180928_153818

Después de almorzar, fuimos a la viña. La primera actividad fue la cosecha de un tipo de uva blanca, St. Pepin. Ya habían puesto recipientes amarillos en intervalos regulares a lo largo de cada hilera, y cuando llenábamos una caja, simplemente empezábamos con la siguiente. Los propietarios de Ten Spoon venían después con el camión para recoger las uvas y llevarlas a la casa para el prensado. No tuvimos que moverlas. Como las vides estaban al nivel de los ojos, ni siquiera tuve que preocuparme de dolor de riñones, ¡que me dijo Rober es una de las peores cosas de la vendimia!

20180928_145316

Además de la viña, la familia de Ten Spoon tiene muchos perros rescatados. Mientras que almorzamos los perros jugaron alrededor, y mientras que cosechamos, echaron la siesta en la sombra. La misión de la bodega, como dice en su website, es cultivar y producir vinos de calidad, y preservar el espacio abierto para la fauna, la agricultura, la gente, y los animales de compañía. Para honrar a su mascotas hacen vinos con sus fotos en la etiqueta, por ejemplo, Farm Dog Red y Big Al’s Rose.

20180928_153440

Si no te has dado cuento, no fui de mucha ayuda. Mi madre y yo solo pudimos quedarnos unas horas, pero me gustó tener la oportunidad de ir a la viña y entender un poco más sobre el proceso de hacer vino, especialmente las características específicas de hacerlo en Montana. Tengo muchas ganas de ir otra vez. En el barrio Rattlesnake, al noreste del centro de Missoula, tienen música en vivo en la bodega de Ten Spoon 3 días a la semana durante el verano, y cada viernes en temporada baja.  Fue hermoso ir en otoño pero me imagino que también es un lugar muy acogedor en un día frío de invierno.

Advertisements

Entrevista con Rober: la Vendimia y el Vino

Pensamos que la conversación es una de las partes más divertidas del aprendizaje de un idioma. Los jueves los dedicamos a realizar una entrevista sobre el post del martes anterior. Jessica entrevistó a Rober acerca de su reciente post acerca de la vendimia en su zona . Puedes leer el artículo en inglés que escribió Rober sobre la vendimia aquí.


Jessica: ¿Durante cuánto tiempo tuvo tu familia la viña?

Rober: Creo que esta última viña la hemos tenido durante algo más de 10 años, como ya dije en el post del martes es una viña pequeña, que realmente era de mi padre y de un amigo suyo y que no daba mucho trabajo, pero tampoco mucho rendimiento.
Cuando yo era niño teníamos otra viña que, si no me equivoco, porque hace ya bastantes años, pertenecía a la familia de mi madre. De esta viña son mis primeros recuerdos de ir a vendimiar con mis hermanos y mis padres.

J: ¿Tu padre hacía vino con las uvas de su viña? ¿O las vendía?

R: Mi padre nunca hizo vino con la uva que vendimiábamos, normalmente la uva se lleva a una cooperativa y, o bien te la compran, o bien te dan unos tickets que puedes canjear por vino a granel en la misma cooperativa a lo largo del año. Creo que su amigo y socio de la viña sí que hizo vino alguna vez, pero no sé exactamente con qué resultados porque no lo probé. Sí que es posible hacer vino con tu cosecha, pero creo que no muchas personas en mi zona suelen hacerlo, creo que lo más común es llevarlo a la cooperativa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Uva bobal

J: ¿Hay otros trabajos estacionales en tu región o en España en general?

R: En esta comarca, a parte del vino, es también bastante común cosechar almendras y olivas, de todas formas lo más habitual es tener cepas. Por ejemplo yo he trabajado algunas veces vendimiando, pero nunca lo he hecho cogiendo oliva o almendra, pero aún así hay bastantes campos.
En la Comunidad Valenciana, pero en zonas más cálidas que la mía, que está en el interior, las cosechas más importantes con diferencia son la de la naranja y la de el arroz, de hecho Valencia es conocida en parte por su arroz y por sus naranjas. En la zona de Valencia también se cultiva la chufa, de la cual se extrae la famosa horchata, la más conocida es la de Alboraya, una ciudad situada al lado de Valencia.
En otras zonas de España se cosechan fresas, cerezas, melones, y un largo etcétera de frutas y verduras.

J: ¿Cuáles tipos de vino son tus favoritos? Generalmente, ¿bebes vino de España?

R: Una vez, hablando de vino con una amiga mía que trabaja precisamente vendiendo vino, le dije que algunos vinos de la variedad autóctona de Requena, la bobal, me encantaban, pero sin embargo otros me resultaban un poco pesados. Le dije las marcas de vino que me gustaban, y las que no tanto, y me dijo que a mi los vinos que me gustan son vinos elaborados con cepas más antiguas de bobal, y los que no me entusiasman tanto son los que cosechan de cepas más jóvenes, ¡curioso! De hecho hay un vino que se llama Cepas Viejas que me encanta.
La verdad es que en Requena podemos disfrutar de vinos que en mi opinión, están bastante buenos, a un precio razonable. Además mis hermanos trabajan o lo han hecho en el sector del vino, y he tenido la oportunidad de probar vinos muy buenos. A la pregunta de si bebo vinos de España, sí, pero más que de España en general suelo beber vinos de Requena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

J: Creo que me dijiste que hay un festival de la vendimia. ¿Nos puedes contar más sobre él?

R: Efectivamente, la fiesta más importante de Requena está dedicada a la vendimia, aunque se celebra antes de cosechar, más concretamente a finales de agosto, desde el año 1948 y dura 5 días. Pero a esos 5 días hay que añadirles unos cuantos más porque antes de la Fiesta de la Vendimia se celebra la Feria, en total son casi 2 semanas de fiesta. Dentro de la fiesta de la Fiesta de la Vendimia hay eventos muy interesantes relacionados, cómo no, con el vino. Es el caso por ejemplo de Ferevin, la feria del vino, uno de los eventos que no suelo perderme durante las fiestas y donde puedes probar diferentes vinos de la zona. También hay otras actividades como verbenas y fuegos artificiales, o la popular noche de la zurra, en la que los asistentes van por ciertas calles de la ciudad pidiendo agua a los vecinos, y estos arrojan desde sus balcones grandes cantidades de agua encima de ellos, generalmente con cubos o mangueras.

IMG_20180823_003207.jpg
Actuación de un grupo folclórico durante la Fiesta de la Vendimia

Grape Harvest in Requena

When it’s time for the grape harvest in Requena, I always hear somebody saying that they enjoy harvesting. Well, this isn’t the case for yours truly. I don’t hate it, but it isn’t a passion. Maybe because it’s a hard work and you know you will end up with with a pain in your low back (in Spain we say “dolor de riñones” or a pain in your kidneys). If you aren’t careful, you could even end up with a wound in your hand, which, for a guitarist, is not advisable at all.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
A tractor on the job

If you don’t have to harvest, though, this season is a really nice time in the region. In Utiel-Requena there is a regional grape variety called Bobal. It produces a fruity, acidic wine that is served in restaurants all over Requena. During harvest time, in parts of the city and throughout the surrounding areas, there are crews harvesting, tractors full of grapes, and the smell of this wonderful fruit filling the air.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Bobal grapes

When I was a child, several families had vineyards and it was very common to help your family with the grape harvest. In addition, this seasonal job was always a way for students and young people to make some spending money. They might even delay going back to school to make a little extra. This was the way I bought my first electric guitar.

A few days before the harvest season, you would see out-of-towners who were looking for a crew where they could help with the work. Some people from Spain even went to the south of France where the pay was better.

Some years ago, manual labor for the grape harvest became less common, probably due to the increased use of grape picking machines. It’s good news for back health or maybe bad news if you are looking for a job. I guess its depends on your current situation…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Grape picking machine

My dad has an small vineyard (or so I thought; more on this later). The vineyard was shared with a lifelong friend who lives in France. The field was small enough that it only took a Saturday morning to harvest and we usually got together in the first part of October to collect the grapes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
My dad’s former vineyard

A few weeks ago, I told Jessica that it might be interesting to talk about the grape harvest in our next post because I had to go to work as a grape picker in my dad’s vineyard. I was also interested to know more about this kind of harvest in Missoula.

Unfortunately, I couldn’t help with the grape harvest last year due to some lumbar pain, and I never heard the news that it was probably the last year of harvesting since the vineyard would be sold.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A few days ago, I asked my father, “When are we doing the grape harvest?”

He said, “We don’t have the vineyard anymore, you didn’t know?”

I couldn’t believe it! Just when I was finally eager to harvest to write a post about it! (Just kidding, I like helping my dad!)

I just hope that I haven’t forced Jessica into a hard day of grape picking; next time I’ll make sure to propose something more recreational.

Interview with Jessica: Storytelling

We think conversation is one of the most fun parts of language learning. On Thursdays, we switch languages and ask each other questions to learn more about Tuesday’s topic. Today, Rober interviews Jessica about the Tell Us Something storytelling event she attended on October 2. You can read Jessica’s original post about the show here


Rober: In your opinion, which was the most interesting story?
Jessica: It’s a little bit of a cop out to say all of them, but I really wasn’t in the mindset of choosing when I attended this event. However, I had been reading a lot about traumatic brain injury recently and one of the stories was about how the speaker had been in a car accident when he was a teenager and his chances of survival had been next to nothing, so that one drew me in right away. The podcast of the event isn’t out yet, but you can listen to it and decide for yourself!   

43500767_2163721680339278_9223106195559022592_o
A “sold out” theater

R: Were the stories based on true events? What were they about?
J: The stories are always based on true events. The have to have something to do with the evening’s theme, but there is plenty of room for interpretation within that. The first storyteller at this month’s show talked about the process of finding her birth parents when she was in her twenties and the complicated feelings surrounding that. Another storyteller told about buying a used car. Some of the stories dealt with heavy issues like domestic abuse and drug addiction, while another one was about cooking a signature dish. I think that one of the interesting things about this type of event is that once you start listening to a few of these, it’s easier to see the stories in your own life.  

31302006_1936210409757074_5561625646343389184_o
A story call from an earlier event

 R: Have you ever thought of participating or telling a story in “Tell US Something”? Have you ever done anything similar?
J: Yes, I’ve thought about it and I expect I will try to do it at some point. I have been thinking about ideas for the “Did that Really Happen?” theme, so we’ll see. In high school I was really active in the theater department, so I did a lot of performing on stage, but it was usually scripted. Marc said that writers sometimes struggle with the process because they want to write the story down and that it is important not to over practice your story. He recommends people just write bullet points so you know where you’re going, but you can make the transitions more natural. 

R: Are there any other similar events in Missoula or in nearby cities? Are these kinds of events popular in the U.S.?
J: Tell Us Something has recently branched out to other cities in Montana. They have a show coming up in Butte on November 7. Since Marc is based in Missoula, though, he’s most focused on the events here. After the December 11th show, there will have been four shows in Missoula this year. As far as country-wide events, a lot of people have heard of the Moth, which is a worldwide organization, but also most well-known in the U.S. The format is similar, the stories are true and the storytellers don’t use notes. I think that this kind of story telling is especially popular right now; there is a desire to hear everyday people talking about things that happened to them.

30688387_1922413621136753_404570027904204800_o.jpg

R: As a member of the audience, what did you think about the storytellers? Did they seem tense when they told their stories?
J: Actually, everyone seemed surprisingly comfortable on stage. I hadn’t been inside the Wilma Theater for several years and it has since been renovated to include a balcony with more seating. That is to say, it was an even larger venue than I was expecting – they were really addressing a crowd. I imagine the workshop process helps to make people more comfortable with their story. I know that would help me, just to know that a few people had heard it already. I think it’s also a pretty supportive audience. Many of the speakers are long-time community members, so they are often talking about places you know, or sometimes even people you know. I don’t think that’s essential to this type of event, but I do think that it helps it feel more intimate.

Photos courtesy of KMR studios via Marc Moss and Tell Us Something.

Tell Us Something: Es Complicado

Te encuentras a un amigo en la cola en un café. Haces tu pedido y tu amigo es el siguiente. Os saludáis, habláis sobre el tiempo y de vuestros planes para el fin de semana. Entonces, al fin, alguien se tiene que marchar, o alguien tiene que pedir, y no quieres ser tú el que alargue la conversación por mucho tiempo.

La cháchara tiene sus méritos, pero imagínate que quieres crear un evento donde se puedan contar cuentos sin interrupción, y donde un auditorio de personas que no conoces te escuchen con atención arrebatada. El evento de cuentacuentos en vivo de Missoula, Tell Us Something (Cuéntanos Algo), pretende a ser una celebración de unos a otros, nuestros cuentos, y cómo nos movemos por el mundo.

43530788_2163721843672595_6280269229396590592_o
Marc se dirige al público (KMR studios)

Marc Moss contó un cuento frente a la audiencia en 2011, y dice que fue la primera vez que realmente sintió que se le escuchaba. Cuando el anterior organizador de ese evento se mudó a Bozeman, Marc se encargó de la iniciativa. Ahora, como fundador y director ejecutivo de Tell Us Something, además de maestro de ceremonias, divulgador, y monitor de cuentacuentos, ha creado un hogar para los cuentos en Montana.

Cada Tell Us Something show tiene un tema diferente, algo como “Malos Consejos”, “En el Lugar Adecuado, en el Momento Oportuno”, o el tema del 2 de Octubre, “Es Complicado.” Unos meses antes del día del evento, puedes llamar a la línea de pitch del contestador automático para hacer un resumen de tres minutos de tu cuento. Un consejo los revisa y selecciona ocho, intentando atraer a tantos orígenes y comunidades como sea posible.

43504043_2163721693672610_829843065190481920_o
La reverencia final (KMR studios)

Cada programa de Tell Us Something presenta a los ocho contadores de cuentos seleccionados, cada uno de los cuales relata su cuento en diez minutos. Un intermedio, también de diez minutos, termina con un momento reservado a participación del público donde cualquier persona puede entregar por escrito sus anécdotas relacionadas con el tema. Los presentadores leen unas cuantas para abrir el segundo acto. “Este proceso permite que la audiencia se involucre” dice Marc, “para volver a continuación a sus asientos”.

43544729_2163954266982686_682720914676121600_o
Leyendo los cuentos del público (KMR studios)

Aunque estos cuentos cortos son el más obvio ejemplo de participación, la importancia de los oyentes es clara. El título del espectáculo, “Cuéntanos Algo” es como un llamamiento a la multitud.

Por supuesto, también corresponde a la persona que cuenta el cuento que éste sea interesante; Marc tiene una infraestructura para ayudar a ello. Todos los cuentacuentos asistieron a un taller unas semanas antes, donde tuvieron la oportunidad de contar un cuento y de recibir las reacciones de los demás. “Realmente se enamoran unos de otros,” dijo.  Este taller previo les da la oportunidad de relacionarse entre ellos antes del evento, y donde algunos de ellos pueden experimentar su primera aparición en público.

Para mantener la atención en las historias y no en la persona que las contará, los nombres no son publicados antes de la presentación, con el único objetivo de hacer que la gente venga y oiga a personas de su comunidad contando cuentos. Como público, aparte de conocer el tema de antemano, no puedes venir con muchas expectativas. La audiencia no estamos allí para recoger información relevante, ni siquiera para aprender en cualquier sentido tangible. Es un evento diseñado para compartir, y solo estamos allí para escuchar el cuento que te están contando.

El próximo evento de Tell Us Something en Missoula es el 11 de diciembre, con el tema “¿Ocurrió realmente?” Llama a la línea de pitch dell 406-203-4683 antes del 18 de noviembre si quieres tener la oportunidad de contar tu cuento.  Para saber más, echa un vistazo a la web.

Gracias a KMR studios por las fotos. 

Entrevista con Rober: Cuentacuentos, Palabras y Música

Pensamos que la conversación es una de las partes más divertidas del aprendizaje de un idioma. Los jueves los dedicamos a realizar una entrevista sobre el post del martes anterior. Jessica entrevistó a Rober acerca de su reciente colaboración en un cuentacuentos con música en directo que se celebró en Requena . Puedes leer el artículo en inglés que escribió Rober acerca de este evento aquí.


Jessica: ¿Conocías los cuentos del evento? ¿Eran todos de autores publicados, o había alguno escrito por la persona que los contó?

Rober: No conocía ninguno de los cuentos que contaron, creo que no eran precisamente los cuentos más comunes que se suelen contar. Eso es lo realmente interesante de este tipo de actividades, que la que estás escuchando es una historia nueva para ti. Además varias de ellas te hacían reflexionar sobre el tema del que hablaban.
Que yo sepa, los cuentos no estaban escritos por las personas que los contaron, simplemente eran historias que les gustaron y las querían compartir con el resto de gente. Sí que sé que uno de ellos era de Eduardo Galeano, un escritor uruguayo muy importante que falleció hace tan solo unos pocos años. También sé que uno de ellos era una adaptación de un poema, la persona que lo contó lo adaptó para contarlo como un relato.

J: ¿Qué tiene de especial de La Noche en Blanco como festival? ¿Qué le hace diferente a los otras iniciativas de Requena?

R: Es una actividad que se realiza en muchas ciudades españolas y europeas, también en latinoamérica, creo. Es una noche especial porque puedes acceder a edificios y a monumentos a los que no puedes entrar normalmente por la noche, solo esa noche, eso es lo que hace que esta iniciativa sea realmente diferente a otras. Por ejemplo puedes subir al castillo y disfrutar de la vista nocturna de Requena, o entrar a las cuevas de La Villa o al Palacio del Cid. Solo con dar una vuelta por el casco antiguo es suficiente para disfrutar de la noche. A parte de eso hay otras actividades como conciertos, catas de vino, o sesiones de cine.

IMG_20180506_213032
Plaza de la Villa

J: ¿Qué pueden añadir las palabras recitadas a la música? ¿Y viceversa?

R: La música y las palabras siempre se han llevado bien. Son muchos los músicos que han utilizado poemas para ponerles música y convertirlos en canción, pero también son muchos los poetas que se acompañan de músicos en sus recitales. Creo que se complementan muy bien. Se puede decir que son tal para cual, aunque por separado funcionan perfectamente. Con los cuentos viene a ser parecido. Esta propuesta es original porque no siempre que ves a alguien contando cuentos e historias, tiene una banda al lado musicando esos relatos.
Las palabras añaden a la música otro sentido diferente, a veces, y otras potencian el que ya tiene. Y la música le añade a las palabras sensibilidad y fuerza.

J: Creo que la hora de acostarse en España es generalmente más tardía que en EEUU. ¿Ocurre lo mismo con los niños? ¿Es típico que los niños estén despiertos para eventos como La Noche en Blanco, o es algo especial?

R: En España se cena muy tarde con respecto a la mayoría de los países, se hace tarde de noche (en verano casi a las 10) porque tenemos un huso horario que no se corresponde con nuestra situación geográfica. Por eso nos acostamos más tarde. Con los niños ocurre también, no tanto como con los mayores, pero sí se acuestan más tarde que en otros lugares.
En algunos actividades nocturnas sí que es fácil ver niños. La noche en blanco es un claro ejemplo. En verano los niños suelen salir a la calle a jugar después de cenar, por lo menos en pueblos y en barrios tranquilos. También en verano, cuando hay verbenas en los diferentes barrios de Requena, es muy común ver a los niños hasta horas un poco tardías, pero los padres suelen estar también por allí.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

J: ¿Cuál era tu cuento favorito cuando eras niño?

R: La verdad es que no recuerdo exactamente cuál era, no me acuerdo bien de muchos detalles de ese tipo de cuando era niño, sin embargo sí me acuerdo que cuando mi padre me los contaba para dormirme, golpeaba el cabezal de la cama y hacía sonidos de caballos trotando y cosas así. Los típicos en aquella época eran Blancanieves y los 7 Enanitos, Caperucita Roja, o La Cenicienta.

Storytelling at La Villa

On September 21st, Requena held the tenth edition of La Noche en Blanco, a cultural smorgasbord event in which several emblematic buildings stay open late into the evening and street performances spill into the streets of La Villa. As you may have noticed if you’ve read my previous posts, old town La Villa is a recurring theme when there is an event in Requena. I think this is great because, with its old buildings and narrow streets, La Villa really is a special place.

Art exhibitions, guided theater tours, wine tastings, and parades, were just a few of the activities you could enjoy from about 10:30 p.m. to 1:30 a.m. Next year, I think the whole celebratory night deserves an article, but today, I just want to zoom in on one activity of the evening where I had an active role.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Some time before La noche en Blanco, my friend Raúl called me and told me about a new project with a bunch of friends. He and I have a long history of playing music together – we met in a band where he was the singer, and now occasionally collaborate. In addition to singing, he engages with several amateur theatre groups. So he wanted to do a storytelling performance with several people: there would be short stories of about three minutes, and musical accompaniment by myself and three musicians we know from our last band.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

My musician friends and I agreed to the proposition and we got to work. A couple of rehearsals would be enough since this kind of performances would include a degree of improvisation for both for the storytellers and the musicians.

Even though the summer was ending and the fall would soon set in, the night of the event was warm. There were several activities to attend and our show didn’t start until midnight, so we headed to the square to watch some jazz.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Our show, “Cuentos, relatos e historias que hacen dormir a niños y despertar a mayores,” translates to something like “Tales and stories to put children to sleep and wake up the adults.” As you can imagine by the title and by the time of the performance, the stories were bound to contain a little adult content.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Nobody told the kids about the content of the stories?

There were 8 people to set the scene, 4 storytellers and 4 musicians, with the audience surrounding us, as there was no real stage. The show took place right there on the stones of La Villa. There were stories about the doorman of a brothel who didn’t know how to write, about two lovers who began to discover each others’ bodies, and stories about words, love, or monks. One story was by Uruguayan writer Eduardo Galeano. My friends and I tried to complement the stories without detracting from the words: the real protagonists of the show. We played songs like “Autumn Leaves,” “Caravan,” and “Blackbird” by the Beatles, and pieces like the beautiful “La Maza” by Silvio Rodriguez. We couldn’t forget Django Reinhardt so we played a few pieces from his repertoire, including “Minor Swing,” “Tears,” and “Les Yeux Noirs”.

PA080006.JPG
My chaotic set list

I think that my friend Raúl and his mates had a great idea and that it was a hit with the audience. The stories were entertaining, and many of them left you thinking about them after they had ended. In my opinion, both La Noche en Blanco and this storytelling event within it, were a terrific way to say goodbye to summer for the year.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Interview with Jessica: Gardens and Cooking

We think conversation is one of the most fun parts of language learning. On Thursdays, we switch languages and ask each other questions to learn more about Tuesday’s topic. Today, Rober interviews Jessica about her garden cooking style. You can read Jessica’s original post about Ratatouille made from her garden vegetables here


Rober: What is the best part of having your own garden?
Jessica: I asked my mom what she would answer for this question. She is a long-time gardener and I knew she would have a hard time settling on one thing. She said: “That’s hard. It’s complex…self-sufficiency, fresh food, knowing what went into it, watching things grow, nurturing life, beauty…I guess I’d pick any one of those…tradition shared with parents and grandparents.” I think that’s a pretty good answer!

20180718_151058

R: Is it easy and affordable to get seasonal ingredients in Missoula and in US in general?
J: Yes, it’s relatively easy. Colder places are more of a challenge, of course, but there is a pretty booming agricultural community here in Missoula. You just have to plan a little bit more. There is now a winter market that runs through the year, and it happens to be conveniently located just a few blocks from my house. And I just signed up for 2 winter CSA (community supported agriculture) boxes. One is a weekly pick-up from Missoula Grain & Vegetable Co. and runs for most of the months that the outdoor market will be on hiatus. The other is a one time cold storage pick up from Harlequin Produce with several pounds of onions, potatoes, beets, and squash. It would be nice at some point to build a greenhouse in our yard to extend the growing season a bit. We’re coming up on our first frost here in the next week or so, but the days are still warm enough for things to continue growing. So, the short answer is, it’s not as easy in Missoula as some places, but there are people working to supply fresh options throughout the year.
20180807_174409
R: Do you like to prepare food from another countries, or are you a traditional cook?
J: I do like to prepare things from other countries. It always takes a bit more preparation, but I’ve recently made a Thai massaman curry and an Indian korma and they turned out well. I’m not much of a planner when it comes to cooking. I enjoy improvising with what I have on hand, so that probably means I cook less world cuisine than I would like to. Missoula has fewer restaurants so there is more impetus to cook with more variety here, whereas, in San Francisco, you could find basically whatever kind of food you were in the mood for. 

R: Did you learn to cook by yourself, or did someone help you?
I learned the basics at home with my parents, and then practiced a lot on my own once I was in college. For several years, I read cooking blogs. And I go through phases of cooking from recipes and then improvising, based on what I learned. When I find myself in a rut, I know it’s time to go back to cooking from recipes to learn some new techniques.

20180325_125319

R: What is your favorite dish?
J: I have a few favorites that I cook pretty often. Most of the stuff I make is simple. One of my favorites is shakshuka. I sauté hot peppers and onions, and when those are soft add tomatoes. After that mixture cooks down for a while, I poach eggs in it. I like to eat that over polenta and Jacob likes it over toast, both sprinkled with cheese. That is one of my favorite dishes because it is always delicious and very simple to make. Another favorite lately is a broccoli pasta I learned from my friend. She sautés anchovies, crushed garlic, and red pepper flakes, adds chopped broccoli and cooks it down until it is soft and starts to break apart. Then she serves it over pasta. I think my third very common thing to make is a red lentil soup with cilantro and lemon. It is warming, filling, and light all at the same time.

Ratatouille de mi Huerto

Al principio del verano, mi amiga me dió unas plantas de verduras en semilleros que ella no podía usar. Entre ellos, había brócoli, puerro, lechuga, y algunas otras cosas. Le aseguré que les daría un hogar, y así es como empezó mi huerto en Montana.

20180505_194826

A veces, un huerto es lo más parecido que tenemos a la magia. Piensa en un guisante minúsculo y arrugado que se transforma en una planta enorme cubierta de vainas. ¡Es un milagro verdadero! Ratatouille es el plato perfecto para celebrar la magia del fin del verano, cuando algunas de las plantas más llamativas – los pimientos de todos los colores, los tomates abundantes – están en su punto álgido de producción.

20180917_1721461

Mirando la lista de ingredientes de mi receta, llama la atención porque lleva muchas verduras, pero cuando empecé a comprobar lo que ya tenía en casa, me di cuenta de que casi todas las tenía el patio atras. ¿Las berenjenas? Sí. ¿La albahaca? Sí. ¿El tomillo? ¿Los Tomates? Sí y sí. ¿El ajo? Lo tenía en el huerto de mis padres. ¿Los pimientos rojos? Bueno, los anaranjados seguro que funcionaban.

20180918_171706

La receta que usé es de un libro que se llama A Homemade Life, de Molly Wizenberg. Ella tiene un blog que leía mucho cuando vivía en Oregon hace 8 años, y esta es la primera vez que hago la receta desde la última temporada que tuvimos un huerto grande. La verdad es que es poco común tener todas estas verduras preparadas al mismo tiempo, sin planear la receta específicamente. Por otro lado, con un huerto ocurre naturalmente – la naturaleza se encarga.  

20180918_195047.jpg

El método de Molly Wizenberg requiere mezclar las verduras  con aceite de oliva y asarlas en el horno a 200 grados (400 F), para que sequen un poco y mantengan su forma en la mezcla final.20180918_201556Mientras se asan las berenjenas, cocinas los calabacines solos en una olla para que se caramelicen y adquieran un poco de color y los reservas para después. El próximo paso es reducir el calor y cocinar la cebolla, los pimientos, y el ajo, y después de un rato, el resto de los ingredientes, a falta de las berenjenas y los calabacines. Estos últimos, los añades para cocinarlo todo junto durante 20 minutos.

20180918_210011

Es recomendable según la receta que, si puedes, la cocines el día anterior a cuando te la quieras comer. Para mi, esto ocurre por casualidad casi siempre que hago esta receta. Simplemente me cuesta más tiempo de lo que esperaba, y si vuelvo a casa con ganas de comer, no puedo esperar a seguir todos los pasos, y acabo comiendo alguna otra cosa mientras se cocina el ratatouille . Pero no me importa. Hay recetas de ratatouille que se cocinan más rápidamente, pero esta me gusta porque cuando la sirves, puedes ver todas las verduras y sus colores. Y por suerte, sirve como un excelente desayuno con un huevo frito encima.